Arminio, el bárbaro germano que masacró a los romanos en el bosque de Teutoburgo

Hoy llega al blog la historia de un hombre que dejó todo por luchar por su pueblo natal, un caudillo que traicionó a su Roma adoptiva y combatió por la libertad, esta es la biografía de Arminio.

Los orígenes de Arminio se remontan al año 17 a.C. en el actual estado alemán de Baja Sajonia, entonces habitada por los queruscos. Los queruscos eran unas de las muchas tribus germánicas. Su padre era Segimer, el líder de los queruscos que tratando de mantener la paz con Roma, acordó entregar a su primogénito Arminio y a su otro hijo Flavus además de comprometerse al pago de impuestos y ofrecer su lealtad. En Roma era una costumbre adoptar vástagos de los líderes de tribus sometidas.

Desde entonces, Arminio llamado Arminius fue educado como un romano. Pasó a ser un ciudadano ejemplar. Se formó como militar hasta convertirse en un comandante de Roma con título de noble.

En aquellos años, Roma ocupaba un vasto territorio. Tenían muchos enemigos y necesitaban un gran ejército para defenderse. Por ello, muchas veces reclutaban guerreros que formaban parte de unidades de tropas auxiliares romanas.

Nuestro personaje histórico era el comandante de un destacamento integrado por queruscos. Arminio hablaba su idioma, conocía su forma de actuar y al mismo tiempo era capaz de imponer la voluntad y los intereses de Roma. Él y su destacamento participaron en las guerras panonianas.

Su regreso a Germania

En el año 8 d.C Arminio regresó a su tierra natal. Allí se encontraba el gobernador de la zona inferior de Germania, Varo. Con la llegada de Arminio, el legado Publio Quintilio Varo tendría a sus órdenes a un comandante romano experto en las costumbres y formas de actuar de los bárbaros.

Pronto estrecharon lazos. Se dice que Varo y Arminio llegaron a ser como padre e hijo confiando el uno en el otro. Por otro lado, la política de Varo en Germania no era la más prudente. Las exigencias de Roma eran cada vez más altas, las tribus estaban obligadas a pagar un tributo muy alto y aquellas que se negaban veían asesinar a su líder y arder su aldea.

Los jefes de las principales tribus descontentos empezaron a pensar en la rebelión, aunque también existían aquellos que trataban de persuadir a los revolucionarios y querían seguir sometidos a Roma con la esperanza de ganar algún trato de favor.

Arminio, general germano

Arminio experimentó una transformación por completo. Cada día que permanecía en Germania se distanciaba más del mundo romano. Ver a su pueblo sometido y controlado militarmente le hizo cambiarse de bando.

Los queruscos confiaron en él y vieron en Arminio el líder que necesitaban para alzarse contra las legiones romanas. La realidad es que no solo los queruscos se levantaron. Otras tribus germanas como los brúcteros, angrivarios, caucos o marsios se comprometieron con la causa y prometieron alzarse contra el imperio. Las tribus nunca habían estado tan unidas.

Varo, que consideraba a Arminio un romano comprometido, no dudó de su lealtad y siguiendo el fiel consejo de su comandante nativo decidió sofocar una revuelta ficticia sobre la que Arminio le había informado. Para ello, era necesario que tres legiones tomaran un desvío y se adentraran en el bosque de Teutoburgo.

La batalla de Teutoburgo

En otoño del año 9 una coalición de tribus germanas nunca antes vista realizó una emboscada a las tres legiones y seis cohortes auxiliares comandadas por Varo en el bosque de Teutoburgo. El terreno era irregular y desconocido para las formaciones romanas que no pudieron posicionarse adecuadamente durante la batalla. El desconcierto y la duda sentenció a las legiones romanas.

La estrategia de Arminio funcionó y alrededor de 30.000 hombres fueron masacrados. Arminio sabía cómo combatía su pueblo y lo más importante, compartió con ellos cómo combatían los romanos. Varo, que no podía creer la traición que acababa de sufrir por parte de Arminio se suicidó en el campo de batalla para no ser capturado. Su cabeza sería enviada finalmente a Roma.

La batalla del Bosque de Teutoburgo. Fuente Wikipedia

Esta batalla también conocida como «El desastre de Varo» fue un shock para el Imperio romano. Las legiones XVII, XVIII y XIX serían retiradas del ejército y no fue hasta el año 13 cuando Julio César Germánico trataría de recuperar el honor perdido en aquellas tierras.

Arminio era todo un símbolo y cinco años después de expulsar a los romanos se enfrentó a Germánico en varias ocasiones. Esta vez los germanos no tuvieron tanto éxito. En el año 18, Thusnelda la esposa de Arminio, fue capturada y vendida por su propio padre, Segestes, que estaba a favor de los invasores. Segestes fue defensor de Roma y odiaba a Arminio así como el poder que ostentaba.

Thusnelda y Arminio. Fuente: Imagen obtenida de la serie «Barbaren». Netflix

Nuestro personaje histórico jamás volvió a ver a su esposa, que fue llevada a Roma. Eso no le impidió seguir luchando por la libertad de su pueblo. El «libertador de Germania» continuó enfrentándose a Germánico sin éxito.

Thusnelda y Arminio se despiden. Pintura de Johannes Gehrts. Fuente: Wikipedia

El final de Arminio

Roma no llegó a controlar el total del territorio ya que los costes de ejercer semejante dominio eran demasiado elevados de asumir por tan solo por una cuestión de honor. Por ello, a pesar de las victorias romanas, el emperador Tiberio ordenó a Germánico ampliar el control romano y regresar tras ello.

Arminio necesitaba establecer una alianza con los marcomanos de Bohemia para poder vencer a las legiones romanas cuando regresaran pero Marbod, el líder de los marcomanos rechazó su propuesta e incluso se enfrentó a él. Su popularidad descendió a causa de las derrotas sufridas en la guerra y creció el número de proromanos considerablemente.

Finalmente, en el año 21 fue traicionado y asesinado por miembros de su familia política entre los que se encontraba Segestes. A los 37 años de edad, el sueño de una Queruscia libre dentro de una Germania libre de Roma se esfumó por completo.


Si te ha gustado la historia de Arminio te invito a leer la historia de Boudica, la reina guerrera celta que defendió Britania de los romanos.


RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO TOTALMENTE GRATUITO

Únete a la familia de Tus Personajes Históricos y recibe en tu correo contenido exclusivo y adicional de cada publicación, otros datos de interés y una recopilación mensual del mejor contenido publicado.

Así mismo, las personas suscritas pueden participar en la elección de nuevos artículos votando y dando su opinión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: