Gavrilo Princip, 1914 y un asesinato en Sarajevo que cambió el curso de la historia

Gavrilo Princip nació el 25 de julio de 1894 en Obljaj una localidad de Bosnia y Herzegovina. Hijo del matrimonio serbio formado por Petar y Marija, fue el segundo de nueve hermanos de los que seis fallecieron durante su infancia. Su familia no tenía muchos recursos ya que sobrevivían gracias al trabajo de la humilde parcela de tierra que les dejaban cultivar.

Casa de Gavrilo Princip en Obljaj. Fuente: Wikipedia

Sus padres y más en concreto su padre Petar, nunca fueron partidarios de que Gavrilo estudiara, sin embargo tras obtener unas calificaciones excelentes con nueve años, empezaron a cambiar de opinión. Gavrilo seguiría los pasos de su hermano mayor Jovan y se mudaría a Sarajevo con él a la edad de 13 años.

En un principio iba a formarse en la escuela militar austrohúngara pero en su lugar, su hermano mayor prefirió escoger un camino distinto para Gavrilo e inscribirlo en una escuela de comerciantes.

Durante su adolescencia se comenzó a formar la personalidad de nuestro personaje histórico. En 1911 decidió ser militante de Joven Bosnia, una organización que buscaba liberar Bosnia del dominio austrohúngaro y conseguir su anexión con el Reino de Serbia. Los miembros de la sociedad llevaban a cabo reuniones en secreto donde trataban distintos asuntos políticos. Al año siguiente de entrar en Joven Bosnia fue expulsado de la escuela de comercio por participar en una manifestación contra el control del imperio.

La situación en Sarajevo era cada vez más inestable. Las autoridades empezaron a reprimir con más dureza las manifestaciones, prohibieron las organizaciones culturales serbias y tomaron el control de los colegios. Gavrilo Princip había abandonado Sarajevo, estaba en Belgrado. Ya en territorio Serbio se ofreció voluntario para colaborar con bandas y organizaciones como la Mano Negra o la Organización chetnik serbia. Princip consiguió integrarse en la segunda de la mano de Živojin Rafajlović el cual le envió a formarse en tiro, uso de bombas y empleo de la espada en un centro situado en Vranje.

Algo se estaba gestando, las tensiones en el viejo continente crecían y los acuerdos y simpatías forjados en el pasado se estaban convirtiendo en posibles alianzas entre países que podrían formar bloques ante el estallido de una gran guerra.

28 de junio de 1914, un día sin vuelta atrás

Como otro acto cualquiera, el Archiduque Francisco Fernando se encontraba junto a su esposa, la duquesa Sofía Chotek de visita oficial por Sarajevo. Los miembros de la realeza emprendieron una ruta realizando un desfile en comitiva con destino al ayuntamiento.

Ruta del desfile del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo 1914. Fuente: Wikipedia

Gavrilo Princip junto a otros cinco revolucionarios tenían como misión asesinar al archiduque. Nedeljko Čabrinović, uno de los conspiradores lanzó una granada de mano al coche en el que viajaba Francisco Fernando pero gracias a los reflejos del conductor, que aceleró, la granada no hirió al archiduque y estalló cerca del automóvil que se encontraba detrás, resultando dos de sus ocupantes heridos.

Esto les hizo cambiar por completo la ruta y la comitiva consiguió llegar al ayuntamiento donde Francisco Fernando pronunciaría un discurso. Parecía que los conspiradores habían fracasado pero la decisión del archiduque de visitar a los heridos del atentado en el hospital les dio otra oportunidad. En ese trayecto fueron interceptados por casualidad por el personaje histórico de hoy. Al reconocerlos Princip se acercó, sacó su pistola y disparó contra el coche, primero alcanzando al archiduque en el cuello y luego a la duquesa en el abdomen​ y en consecuencia, las hemorragias les causaron la muerte al poco tiempo. La Mano Negra sería la organización a la que se le reconocería el atentado.

Funeral de los archiduques. Fuente: Wikipedia.

Juicio, encarcelamiento y muerte

Princip trató de acabar con su vida antes de ser detenido pero no lo consiguió. En ningún momento manifestó su arrepentimiento y solamente reconoció que la duquesa no era su objetivo. «Soy un nacionalista yugoslavo y creo en la unificación de todos los eslavos meridionales bajo cualquier forma de Estado libre de Austria» señaló en un interrogatorio. Con tan solo 19 años acababa de cometer un asesinato a sangre fría pero su edad le salvó de la condena a muerte.

En el Imperio austrohúngaro la edad mínima para recibir la condena de muerte eran 20 años. En su lugar, sería sentenciado a la pena máxima de cárcel, 20 años en prisión. Fue llevado a una cárcel ubicada en la fortaleza de Terezín actual República Checa. Allí pasó sus últimos años en muy malas condiciones y enfermo de tuberculosis. A pesar de intentar suicidarse, su muerte llegaría como consecuencia de la tuberculosis el 28 de abril de 1918.

Un antes y un después para el Imperio austrohúngaro

Aunque estaba aislado, Gavrilo Princip supo todo lo que su acción había podido desencadenar según muchos. Pero para él, la guerra era algo inevitable, hubiera ocurrido en cualquier momento.

Ubicación del Imperio austrohúngaro en 1916. Fuente: Enciclopediadehistoria.com.

Para el Imperio austrohúngaro que había surgido en 1867 supuso un camino de no retorno. El imperio ya estaba en un gran declive y decidieron darle al Reino de Serbia el últimátum de julio, lo que condujo a la Primera Guerra Mundial. El imperio se alió en el conflicto con el Imperio alemán y el Imperio otomano. Para los tres imperios, perder la guerra tuvo unas consecuencias gigantescas y resolutivas.

En el caso del Imperio austrohúngaro, Carlos I abdicaría en 1919 disolviéndose el imperio, que en su día comenzó con Austria y Hungría y lográndose la independencia del imperio de regiones entre las que se encontraba Bosnia y Herzegovina.

Algo similar le ocurrió al Imperio otomano que resurgió de sus cenizas y en 1923 con capital en Ankara nació la República de Turquía tras la abdicación en 1922 de Mehmed VI, el último sultán del Imperio otomano.

Finalmente, el Imperio alemán se disolvió en 1918 y las sanciones económicas impuestas por parte de los aliados y la depresión social en la que se vieron envueltos los alemanes fueron factores que favorecieron la aparición y el auge del nacionalsocialismo también llamado nazismo, que tanto terror traería a la Europa de dos décadas después.

Si te ha gustado la historia de Gavrilo Princip te invito a leer la historia de Mijaíl Kaláshnikov, la genialidad al servicio de la guerra.


RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO TOTALMENTE GRATUITO

Únete a la familia de Tus Personajes Históricos y recibe en tu correo contenido exclusivo y adicional de cada publicación, otros datos de interés y una recopilación mensual del mejor contenido publicado.

Así mismo, las personas suscritas pueden participar en la elección de nuevos artículos votando y dando su opinión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: