Hedy Lamarr la actriz austriaca que creó un sistema de comunicación secreta

Hedwig Eva Maria Kiesler, conocida como Hedy Lamarr nació el 9 de noviembre de 1914 en Viena, Austria. De raíces judías, su madre era una pianista búlgara y su padre un director de banco ucraniano. Sus dos progenitores pertenecían a la clase alta judía y criaron a Hedy proporcionándole clases particulares de danza, música e idiomas en unos años en los que su condición religiosa empezaba a convertirse en un peligro.

Considerada superdotada por sus profesores, aprendió a tocar varios instrumentos a la perfección y se interesó por la ingeniería y las tecnologías. A pesar de ello, pronto abandonaría sus estudios para convertirse en actriz.

Éxtasis y aislamiento

Sería descubierta por el empresario y director de cine Max Reinhardt y a los 16 años comenzaría a estudiar artes escénicas en Berlín, debutando en el mundo del cine ese mismo año en la película Dinero en la calle (Geld auf der Strasse). Tres películas después pasaría a la historia por una secuencia de la película Éxtasis (1933) en la que aparece completamente desnuda teniendo un orgasmo. Por esa escena, es conocida como la primera mujer de la historia en aparecer desnuda en una película comercial.

La película fue censurada y prohibida en los cines de muchos países y sus padres se escandalizaron al verla. A raíz de Éxtasis alcanzó la fama mundial y despertó el interés de muchos hombres. Fritz Mandl, un magnate de la industria armamentística enamorado de sus encantos, acordó con los padres de Hedy un matrimonio de conveniencia en contra de la voluntad de nuestro personaje histórico.

Desde el día de su boda (10 de agosto de 1933), Hedy sufrió uno de los peores episodios de su vida. Mandl era muy celoso, la controlaba y acompañaba a todos los viajes de negocios. En definitiva, Hedy estuvo obligada a aislarse y estar encerrada en casa por culpa de su marido. Además, se vio forzada a dejar a un lado su carrera como actriz.

Sin embargo, no todo fue tan malo, Hedy aprovechó su aislamiento en el Castillo de Salzburg para realizar estudios de ingeniería sirviéndose de los contactos de Mandl en tecnología armamentística. Su marido era muy influyente en la Europa de aquel momento ya que era amigo y proveedor de municiones, sistemas de control y aviones de guerra tanto de Hitler como de Mussolini.

Una fuga y estrellato en Hollywood

Un alma libre, Hedy siempre quiso ser una mujer independiente y por ello, en 1937 harta de la vida que tenía junto a Fritz Mandl lo abandonó mientras él estaba en un viaje de negocios y huyó en coche hasta París. De París fue a Londres donde conoció a Louis B. Mayer, un empresario y productor de cine con el que viajó en el transatlántico Normandie hasta los EEUU.

Con un contrato en la mano con la productora Metro Goldwyn Mayer (MGM), Hedy Lamarr volvería a ser actriz pero esta vez participando en películas de Hollywood. Después de cuatro películas en Europa, Hedy realizaría otras muchas más. A lo largo de su carrera trabajó con King Vidor (Camarada X, Cenizas de amor) , Robert Stevenson (Pasión que redime, 1947) , Jacques Tourneur (Noche en el alma, 1944) y Cecil B. DeMille (Sansón y Dalila, 1949) entre otros. En 1951 sería votada como décima actriz del año por parte del público británico.

Una inventora comprometida en la lucha contra los nazis

Una vez lejos de su exmarido, del fascismo y el régimen nazi, Hedy decidió ponerse a trabajar para desarrollar nuevas tecnologías militares al servicio de los EEUU y las fuerzas aliadas. Nuestro personaje histórico era judío por lo que al saber el riesgo que corrían ella y todos los judíos, no dudó en posicionarse a favor de los aliados y ofrecerle al gobierno norteamericano toda la información privada que había obtenido de los negocios de Mandl durante su matrimonio.

El compromiso de Hedy iba más allá y aunque fue rechazada, se ofreció como ingeniera. «Si quieres contribuir en la guerra, utiliza tu físico y éxito como actriz y vende bonos de guerra» le dijeron y lo hizo, recaudando una cantidad ingente de dinero en una noche. Pero Hedy Lamarr quería contribuir utilizando sus conocimientos tecnológicos por lo que sabiendo del momento crítico en el que estaba Europa se interesó por crear un sistema de comunicación más seguro que las señales de radio para transmitir información.

El «Sistema Secreto de Comunicación»

En una cena conocería al pianista George Antheil, con el que trabajó para dicho sistema. Sin abordar el lado tecnológico del mismo, el 10 de junio de 1941 ambos registraron la solicitud de patente llamada: «SECRET COMMUNICATION SYSTEM» que fue concedida el 11 de agosto de 1942.

En aquel entonces, estaba casada con el guionista y productor Gene Markey y en la patente Hedy firmó con su apellido de casada. La patente gustó a los militares estadounidenses que por aquel entonces ya habían entrado en la guerra. Sin embargo, finalmente decidieron no usarlo al pensar que era un sistema vulnerable e inadecuado.

En 1957 con los avances en la electrónica, ingenieros de Silvania Electronics Systems Division desarrollarían el sistema patentado por Hedy Lamarr y George Antheil tres años más tarde de que caducara la patente. Desde aquel entonces el uso de este sistema de espectro ensanchado por salto de frecuencia ha sido la base de muchos dispositivos militares empleados en posteriores guerras pero también de la seguridad de tecnologías inalámbricas civiles y como la WIFI, BlueTooth, GPS y redes móviles.

Últimos años y reconocimientos

Hedy no obtuvo ningún reconocimiento ni crédito económico por su invención y tras la guerra participó en algunas películas más mediocres. Al declive de su carrera lo acompañaron sus fracasos matrimoniales (Fritz Mandl 1933-1937, Gene Markey 1939-1941, John Loder 1943-1947, Ted Stauffer 1951-1952, W. Howard Lee 1953-1960 y Lewis J. Boies 1963-1965). Desde aquel entonces su vida iría cuesta abajo, consumo de pastillas, obsesión por cirugía estética, detención por hurtos.

Hedy decidió pasar los últimos años de su vida aislada y soltera en su mansión. Ya en el ocaso de su vida llegarían algunos reconocimientos. Le concedieron el Pioner Award en 1997, la medalla Viktor Kaplan y el Bulbie Gnass Spirit of Achievement Award en 1998.

Finalmente, el 19 de enero del año 2000, Hedy Lamarr fallecería en Casselberry, Florida a causa de una enfermedad cardiovascular. Considerada por muchos la actriz más bella de la historia del cine, no dudó en posicionarse y poner sus conocimientos al servicio de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Este fue el final de uno de los personajes históricos más influyentes en el mundo de los sistemas de comunicaciones.


Si te ha gustado la historia de Hedy Lamarr te invito a leer la historia de Grace O’Malley.


RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO TOTALMENTE GRATUITO

Únete a la familia de Tus Personajes Históricos y recibe en tu correo contenido exclusivo y adicional de cada publicación, otros datos de interés y una recopilación mensual del mejor contenido publicado.

Así mismo, las personas suscritas pueden participar en la elección de nuevos artículos votando y dando su opinión.

3 comentarios sobre “Hedy Lamarr la actriz austriaca que creó un sistema de comunicación secreta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: