Luis XIV, el monarca absolutista conocido como el Rey Sol

Luis XIV también conocido como el Rey Sol es uno de los monarcas más relevantes de la historia moderna francesa. Venerado por muchos como un dios, fue un mLuisonarca absolutista que afirmaba haber sido elegido como su representante en la tierra. Este personaje histórico al que se le atribuye la frase «El estado soy yo», nació en 1638 en Saint-Germain-en-Laye.

Hijo primogénito del Rey Luis XIII y Ana de Austria, Luis XIV tuvo desde pequeño una vinculación con dios según afirmaban en palacio. Tras la muerte de su padre en 1643 sería coronado rey de Francia a la edad de 4 años. Debido a su edad, su madre regentó junto al no muy popular cardenal Mazarino en un contexto en el que Francia estaba envuelta en la Guerra de los 30 años.

Su infancia estuvo marcada por la inestabilidad política, durante su reinado tuvieron lugar dos levantamientos contra la monarquía impulsados por la nobleza francesa. Tras varios años fuera de París, Luis XIV regresaría a la capital al mismo tiempo que se apaciguaron las protestas. Sería en el año 1661 tras la muerte de Mazarino cuando asumió todas sus funciones.

París en el siglo XVII
Imagen de Claes Jansz. Visscher – Harold B. Lee Library Maps Collection,

Una vida llena de lujos y mujeres

A los 15 años, vivió su primer amor para luego encadenar un romance tras otro en los años venideros. Entre romance y romance, tendría lugar la firma del Tratado de los Pirineos donde se fijó la frontera entre España y Francia. Además, en este tratado se acordó el matrimonio entre Luis XIV y la infanta española María Teresa de Austria. La boda tuvo lugar en 1660 en la Isla de los Faisanes.

Un año después del enlace, tras quedarse su esposa embarazada, se cuenta que el Rey Sol perdió todo su interés por su mujer entregándose a los brazos de una antigua amante. Tras mantener relaciones con otras doncellas de la época, tuvo cuatro hijos con Luisa de La Valliere.

Posteriormente cambió de amante, sustituyendo a Luisa de La Valliere por Madame de Montespan con la que tuvo 7 hijos a lo largo de doce años. Fueron muchas mujeres las que pasaron por la cama de Luis XIV por lo que sus hijos se estiman en varias decenas. En 1683, María Teresa de Austria falleció y Luis XIV decidió casarse con una de sus amantes, Madame de Maintenon, su segunda y última esposa.

Expansionismo y hegemonía en Europa

En 1665 falleció su suegro y rey de España Felipe IV, quedando el reino en manos de Carlos II el hermano pequeño de María Teresa de Austria la que entonces era su mujer. Ante esa situación, aprovechó para reclamar algunos territorios de Países Bajos. Con la negativa de España se desencadenó un conflicto en el que Francia se alzaría vencedor conquistando condados como Flandes. Durante estos años de expansionismo, Luis XIV estableció una buena relación con Carlos II de Inglaterra con el objetivo de repartirse Países Bajos. La relación de Francia con los británicos se deterioró mucho con la marcha de Carlos II.

En 1680, Francia creció y se convirtió en la primera potencial militar y económica europea. En su política exterior, buscó el mantenimiento del prestigio de Francia. A nivel personal, este personaje histórico logró reforzar su posición y mejorar su imagen mostrándose como un firme defensor del Catolicismo, todo esto con la ayuda del Vaticano. Su figura era tan importante en la época que el actual estado norteamericano de Luisiana le debe su nombre.

Sin embargo, su política interior dejó mucho que desear pues estaba centrada en consolidar el absolutismo. Luis XIV miraba con recelo a una nobleza que ya en su niñez le había hecho abandonar París por lo que a la edad adulta, no dudó en reducir su poder. Además, subió los impuestos de un pueblo ahogado económicamente con el objetivo de costear los derroches de la corona y el ejército del reino.

Una de las leyes que impulsó durante la década fue la expulsión de los judíos de Francia. Al mismo tiempo, estableció el Catolicismo como única religión del país. En esos años, muchos de los nobles se vieron obligados a convertirse mientras que otros decidieron abandonar Francia.

Por otro lado, fue conocido por dar forma al actual Palacio de Versailles. Era sabido por todos que no estaba contento en París por lo que ordenó realizar una serie de reformas en el Palacio de Versailles transformándolo en el lujoso refugio personal del monarca, su esposa, amantes e hijos.

Palacio de Versalles en el año 1668

Guerra de Sucesión Española y muerte

En 1686 se creó la Liga Ausburgo que buscaba proteger territorios europeos de las ansias expansionistas de Francia. Tras la Guerra de los Nueve Años, Luis XIV se comprometió a devolver todos los territorios conquistados a excepción de Strasbourg.

Con el Archiduque Carlos de Austria como principal enemigo, Luis puso su mirada en España pues el monarca español Carlos II estaba enfermo y no había tenido descendencia. Esta se presentó como una oportunidad de oro para Francia pues algunos de los dominios españoles como Nápoles, Sicilia o Latinoamérica hubieran supuesto el golpe definitivo para lograr la hegemonía absoluta en el continente.

En 1700, Carlos II decidió nombrar en su lecho de muerte a Felipe de Anjou, el nieto de Luis XIV, como heredero de su imperio. El joven Felipe pasaría a ser Felipe V y su nombramiento fue el desencadenante de la Guerra de Sucesión Española ya que el Archiduque Carlos de Austria consideraba que debía ser el único y verdadero heredero del trono español.

Mapa de los distintos territorios en la guerra de sucesion
Imagen de malagahistoria.com

Durante la guerra de sucesión española, Luis XIV dio total apoyo a su nieto. Se produjo por ello, un conflicto armado que se prolongó hasta 1714, momento en el que se firmó el Tratado de Utrech reconociéndose a Felipe V como Rey de España. En este tratado, Francia acordó ceder sus colonias de América.

En 1715, Luis XIV fallecería a causa de una gangrena en su pierna. De este modo, a los 76 años y después de 72 reinando murió uno de los monarcas que pasaran a la historia por su lujo, su poder, su riqueza y sus conquistas. Su muerte estuvo marcada por el inicio del declive del régimen absolutista y el auge del inconformismo social del pueblo llano que sufría pobreza y hambrunas.


Si te ha gustado la historia de Luis XIV, el Rey Sol, no dudes en darle me gusta a la publicación. Si te interesan las historias de otros personajes históricos te invito a leer la historia de Alfonso X el Sabio.


RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO TOTALMENTE GRATUITO

Únete a la familia de Tus Personajes Históricos y recibe en tu correo contenido exclusivo y adicional de cada publicación, otros datos de interés y una recopilación mensual del mejor contenido publicado.

Así mismo, las personas suscritas pueden participar en la elección de nuevos artículos votando y dando su opinión.

Un comentario en “Luis XIV, el monarca absolutista conocido como el Rey Sol

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: