Boudica, la reina guerrera celta que defendió Britania de los romanos

Boudica fue una reina guerrera del pueblo iceno que estuvo al mando de un ejército formado por varias tribus britanas en el año 60 d.C y encabezó la mayor rebelión de la historia durante el periodo de ocupación romana. Una sanguinaria reina cuya sed de venganza le llevo a asesinar más de 50.000 civiles.

La historia de este personaje histórico es recordada por muchos y se convirtió en uno de los símbolos más importantes para el pueblo británico. Con el paso de los siglos se le han compuesto obras de teatro, poemas e incluso se puso su nombre a un buque de guerra. Para comprender la importancia de este personaje histórico, es necesario trasladarnos en el tiempo al pasado.

100 años antes, la República de Roma había puesto sus ojos en las tierras de Britania. Su llegada se produjo relativamente fácil y sus legionarios se impusieron a las tribus defensoras que, a pesar de ser aguerridas, carecían de disciplina de combate. Los romanos comenzarían por aquel entonces lo que se denominó «periodo de romanización». Fueron capaces de ampliar sus dominios en la isla. Muchos pueblos se sometieron, siendo unos pocos los que organizaron su resistencia en el norte de Britania.

En este contexto, nació Boudica en el año 26 d.C en la Anglia del este. Esta mujer britana se casó con Prasutago (Prasutagus), el rey de los icenos. Durante sus primeros años de vida, la convivencia con el pueblo romano estaba siendo relativamente sencilla, aunque ya habían surgido algunos roces entre romanos e icenos. Sin embargo, tuvo lugar un suceso que cambió el curso de los acontecimientos.

REBELIÓN CONTRA ROMA

Cuando Prasutago falleció, los Romanos decidieron anexionar su territorio a Roma. ¿Por qué? Esto se debió a que Prasutago y Boudica no tuvieron hijos barones y aunque la ley icena entiende al hombre y a la mujer por igual, las leyes romanas no lo hacen. De este modo, el linaje se perdió y los icenos fueron anexionados como cualquier otro territorio conquistado.

Además, Prasutago había adquirido múltiples deudas con los romanos y al morir, su deuda pasó a ser de todos los súbditos. Los romanos decidieron confiscar sus bienes, saquear las aldeas y esclavizar civiles como método de pago. Cuentan que las dos hijas de Boudica fueron violadas por turnos mientras que su madre resultó azotada desnuda delante de todo su pueblo.

Esa fue la gota que colmó el vaso y tras las constantes humillaciones, Boudica llamó a las armas contra los romanos. Los trinovantes se unieron de inmediato a la revuelta con su pueblo hermano y comenzó la rebelión. No se sabe cuantas personas llegó a reunir bajo su mando, pero los historiadores afirman que rondaban entorno a los 150.000 guerreros. Una cifra imponente que dio lugar a un gran ejército pero de baja calidad ya que muchos de estos guerreros no contaban con armadura ni armas adecuadas ni adiestramiento militar. Muchos eran niños o ancianos que no estaban en edad de combatir.

Camulodunum (actual Colchester) fue la primera ciudad que presencio la masacre de los romanos. Después de vencer las defensas de la ciudad, miles de civiles fueron torturados y asesinados en la ciudad, fue una auténtica barbarie. Después de hacer lo propio en Londinium (Londres) y Veralamium. El ejército liderado por Boudica se envalentonó y se atrevió a luchar de tú a tú con las legiones romanas.

Mapa de los pueblos celtas del sur de Britania en el Siglo I d.C

Batalla de Watling Street y muerte de Boudica

Después de que Boudica lograra destruir los principales asentamientos romanos de Britania, se orquestó una gran batalla que se saldó con victoria romana. La ventaja táctica y el liderazgo del gobernador de Britania Cayo Suetonio Paulino lograron que, pese a estar en inferioridad numérica, 10.000 legionarios fueran capaces de vencer a más de 150.000 guerreros. Suetonio escogió un campo de batalla en el que sus soldados no pudieran ser flanqueados por los sanguinarios britanos.

Con respecto a Boudica, existen distintas versiones de cómo fue su final. Muchos hablan que tanto ella como sus dos hijas fallecieron en combate, otros dicen que se suicidó ingiriendo veneno para no ser capturada y asesinada. Otra versión dada afirma que nunca se encontró su cuerpo y que desaparecieron y escaparon a algún lugar. No hubo compasión, la masacre a los heridos, niños, ancianos fue total. Tras la batalla de Watling Street, trascurrieron varios siglos de paz. El emperador de Roma, Nerón, calificó como excesivo el castigo que sufrieron los celtas aquel día.


Si te ha gustado la historia de Boudica, no dudes en darle me gusta a la publicación. Si te interesa la historia de otros personajes históricos guerreros te invito a leer la historia de Atila, el poderoso rey de los hunos.


RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO TOTALMENTE GRATUITO

Únete a la familia de Tus Personajes Históricos y recibe en tu correo contenido exclusivo y adicional de cada publicación, otros datos de interés y una recopilación mensual del mejor contenido publicado.

Así mismo, las personas suscritas pueden participar en la elección de nuevos artículos votando y dando su opinión.

7 comentarios sobre “Boudica, la reina guerrera celta que defendió Britania de los romanos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: